cemp-horizontal-ok
Entrevista de Alvaro Sebastian

Álvaro Sebastián, bioinformático: «En esta profesión se necesitan vocación, trabajo y perseverancia»

Escrito por el equipo de redacción CEMP

¿Alguna vez has oído hablar de la Bioinformática? ¿Sabes qué es o cuáles son sus aplicaciones en la Ciencia actualmente? El ponente de masterclass de CEMP, Álvaro Sebastián, licenciado en Química y Biología, con un Máster en Bioinformática y un Doctorado en Biología Molecular nos explica los entresijos del sector y de la profesión. ¡No te pierdas su interesante entrevista!

Entrevista de Alvaro Sebastian

¿Cómo comenzaste tu andadura en el mundo de la bioinformática?

La informática era un campo que me interesaba y busqué el modo de aplicarla en mis estudios de Química/Bioquímica. Comencé arreglando los ordenadores de mi facultad con una beca de poco más de 100 euros al mes, compré un ordenador, instalé Linux y empecé a hacer simulaciones de docking con algún programa que me ´prestaba´ un amigo que hacía el doctorado.

¿Qué pasos diste para poder trabajar en este sector?

Estudié las antiguas licenciaturas de Química y Bioquímica, también un Máster de Bioinformática y antes de terminar mi doctorado experimental en Biología Molecular tuve la oferta de Bruno Contreras (ahora jefe de un laboratorio en Cambridge) para incorporarme a su entonces nuevo laboratorio de Biología Computacional en Zaragoza, éramos sólo él y yo. Desde entonces no ha faltado el trabajo, un par de laboratorios en Polonia y luego cambié a la empresa farmacéutica en UK.

¿En qué consiste el trabajo de un bioinformático?

Mayormente en ayudar a los compañeros del laboratorio a analizar sus experimentos. Un científico puede probar en el laboratorio cientos de miles de moléculas y generar millones de datos, es ahí donde pide ayuda al bioinformático para seleccionar los mejores resultados para continuar con su investigación. El análisis manual o con Excel de estos datos llevaría meses o sería inviable, pero con ayuda de la bioinformática es cuestión de horas o días.

¿Qué requisitos se necesitan para poder dedicarse a esta profesión?

Vocación, trabajo y perseverancia. En la actualidad todo el mundo sabe usar un ordenador, incluso programar, pero hay pocos profesionales que conozcan en detalle la Biología y la Informática al mismo tiempo. Eso se consigue con años de experiencia en ambos campos, un informático muy bueno nunca será buen bioinformático si no tiene suficientes conocimientos de Biología o experiencia en el laboratorio.

¿En qué parte del proceso del descubrimiento del genoma humano ha participado la bioinformática?

Diría que en casi todas las etapas, desde la secuenciación, cuando el consorcio público tuvo que asociarse con la empresa Celera para usar sus métodos computacionales de ensamblaje, hasta la anotación de nuevos genes y regiones en el genoma con complejos algoritmos informáticos.

¿Cómo contribuye la bioinformática a la hora de desarrollar nuevos tratamientos para enfermedades tales como el cáncer?

El cáncer es una enfermedad muy compleja, cada tipo de cáncer es diferente y la bioinformática es vital para entender esas diferencias y seleccionar los mejores tratamientos para cada tipo. Por ejemplo, secuenciando una biopsia de cáncer de pulmón se pueden encontrar mutaciones que responden muy bien a unos determinados tratamientos pero no a otros. A su vez, la bioinformática está muy presente en el diseño de nuevas terapias, seleccionando nuevas dianas terapéuticas, acelerando el diseño en laboratorio de nuevas terapias o validando su seguridad y eficacia antes de comenzar los ensayos clínicos.

¿En qué consiste la medicina personalizada y cómo influye la bioinformática en ella?

La medicina personalizada consiste en dar a cada paciente el mejor tratamiento teniendo en cuenta el perfil genético de su enfermedad. La bioinformática está presente en el diagnóstico genético y la elección del tratamiento.

¿Cómo puede ayudar la bioinformática a la hora de combatir el SARS-CoV-19?

Principalmente se han usado algoritmos bioinformáticos para seleccionar las partes más inmunogénicas del virus que son las que se han usado en las vacunas. Aunque la bioinformática también está muy presente seleccionando las mejores moléculas en el diseño de tratamientos como los cócteles de anticuerpos.

¿Quieres saber más acerca de alguno de nuestros Másteres?

Rellena este formulario y uno de nuestros asesores se pondrá en contacto contigo.

¡Quiero información!

Relacionados

Las noticias más relevantes para que no pierdas ningún detalle importante de este viaje.