cemp-horizontal-ok
estudiar-trabajar-laboratorio-clinico

Qué estudiar para trabajar en un laboratorio clínico

Artículo redactado por el equipo de CEMP

¿Te gustaría saber qué estudiar para trabajar en un laboratorio clínico? ¿Siempre has soñado con tener un empleo en el mundo de la salud y desarrollar tu labor alrededor de tubos de ensayo, microscopios, probetas y matraces?

Sin duda, el mundo de la investigación, la prevención y el diagnóstico de enfermedades es apasionante, aunque también es cierto que requiere vocación, una formación especializada y ciertas características de personalidad muy determinadas. 

A lo largo de este artículo vamos a orientarte para que puedas saber qué cursos o líneas de formación son más interesantes para lograr tu objetivo, como podría ser un Máster en Análisis Clínico.

¿Comenzamos?

 

¿Qué es un laboratorio clínico?

Un laboratorio clínico es un espacio donde se realizan análisis clínicos destinados a la investigación, el diagnóstico o la prevención de problemas de salud. 

Por tanto, es una pieza clave para el mantenimiento de la salud colectiva, dando respuesta a esta necesidad social básica.

Como ya sabrás, los hay de distintos tipos y especialidades, y en estos centros trabajan diferentes profesionales de ámbitos científico-médicos muy variados. 

Así, en el contexto de un laboratorio clínico, se realizan análisis de muestras biológicas humanas o animales que sirven para investigar o diagnosticar las más variadas patologías y para establecer el tipo de tratamiento que resulta más eficaz para combatirlas.

Entre las muestras biológicas objeto de análisis en un laboratorio clínico podemos destacar sangre, orina y heces como las más frecuentes; aparte de líquido sinovial, esputos, semen, exudados faríngeos, uretrales y vaginales, entre muchos otros. 

Con los resultados obtenidos, el laboratorio clínico elabora el correspondiente informe analítico, que es el documento que resume los resultados del análisis, listos para enviarlos al médico o al paciente, según el caso.

¿Hay posibilidades laborales reales en un laboratorio clínico?

La importancia de los laboratorios clínicos es fundamental, ya que permite al profesional de la medicina disponer de las herramientas necesarias para ejercer su práctica.

De hecho, la labor de los profesionales que trabajan en laboratorios clínicos sirve también de nexo entre la atención primaria y la especializada

También hay que tener presente que el diagnóstico, tratamiento y prevención de muchas enfermedades conocidas siguen en proceso de estudio o perfeccionamiento. Además, cada día surgen nuevas afecciones que hay que investigar y atender. Por otro lado, la esperanza de vida cada vez es más larga.

Podemos encontrar laboratorios clínicos dentro de hospitales, laboratorios públicos y privados, pertenecientes a diferentes organismos o entidades, generales u orientados a un ámbito concreto de trabajo; puede haberlos de medicina humana o veterinaria, o en ámbitos tan diferenciados como la industria, la educación u otras vertientes de la ciencia médica. 

Por todos estos factores, cada vez hay más trabajo para los laboratorios clínicos, en diferentes ámbitos y especialidades, y continúan siendo absolutamente necesarios para preservar la salud de la población.

De todos modos, antes de ver qué estudiar para trabajar en un laboratorio clínico, debemos repasar qué profesionales puedes encontrar en estos centros y cuáles son sus áreas más destacadas.

Cuáles son las áreas principales de trabajo en un laboratorio clínico

Los laboratorios clínicos generales, encargados de realizar las conocidas como pruebas de rutina, disponen de los siguientes departamentos y áreas de actuación más habituales, ordenados en función de su objeto de análisis:

  • Hematología: estudio de la sangre y tejidos relacionados, pruebas de contabilidad y morfología sanguínea, etc.
  • Coagulación: diferentes pruebas relacionadas con los tiempos de coagulación, trastornos hemorrágicos, hipercoagubilidad, etc.
  • Bioquímica: se centra en el análisis de elementos químicos presentes en la sangre y la orina, como el colesterol, la glucosa, el ácido úrico, etc.
  • Microbiología: estudio de las bacterias y las eucariotas para el diagnóstico de enfermedades infecciosas. 
  • Inmunología: se encarga del estudio del sistema inmunológico, identificación de anticuerpos y antígenos, enfermedades autoinmunes e inmunodeficiencias.
  • Endocrinología: su objeto de estudio son las alteraciones de las glándulas endocrinas.
  • Coprología: análisis sobre muestras de materias fecales para el diagnóstico de enfermedades del tracto digestivo.

Por tanto, los laboratorios se encargan del análisis clínico cuantitativo y cualitativo de todas estas áreas de forma habitual. De este modo, su personal, instalaciones y equipamiento requieren contar con la preparación adecuada para ello.

Por supuesto, también existen laboratorios clínicos especializados, que abarcan una o más áreas concretas. Estos abordan análisis de media o alta complejidad, dentro de las disciplinas vistas anteriormente o en otras. Por ejemplo, alergias, anatomía patológica, citogenética, etc.

En cualquier caso, para entender plenamente qué hay que estudiar para trabajar en un laboratorio clínico, también debemos analizar qué tipo de perfiles profesionales trabajan de forma coordinada en estos centros. 

 

¿Qué perfiles profesionales pueden trabajar en un laboratorio clínico?

Como ya sabrás, los laboratorios clínicos están formados por equipos interdisciplinares. Es decir, que se componen de profesionales pertenecientes a diversas disciplinas.

Y es que, para diagnosticar una enfermedad, muchas veces es necesario implicar a médicos, biólogos y técnicos de laboratorio, entre otros perfiles.

De este modo, cada uno de estos profesionales aporta la visión especializada de su campo, unidos todos por el trabajo en equipo orientado a un mismo objetivo científico común.

Los perfiles más habituales son los siguientes:

  • Químico clínico
  • Analista clínico
  • Médico
  • Patólogo clínico
  • Técnicos de laboratorio
  • Técnicos de diagnóstico y análisis clínico
  • Biotecnólogos
  • Biólogos
  • Bioquímicos

 

¿Qué debo estudiar para trabajar en un laboratorio clínico?

Obviamente, es imprescindible estudiar para trabajar en un laboratorio clínico. De hecho, se necesita una formación académica específica como condición indispensable para acceder a este tipo de empleos.

Por otro lado, al haber diferentes tipos de laboratorios clínicos, existe también una amplia variedad de puestos que cubrir. Veamos qué formación se debe cursar para acceder a los más habituales:

1. Médico especialista

Para cubrir este puesto debes estar en posesión del grado o licenciatura en Medicina.

Además, se requiere contar con la especialidad correspondiente al área en cuestión. En este terreno existe una gran variedad de especialidades: desde radiodiagnóstico hasta análisis clínicos, pasando por genética médica o anatomía patológica. 

2. Biólogo/bioquímico

Un licenciado/a en Biología o Bioquímica puede trabajar también como especialista en su área dentro de un laboratorio clínico.

De hecho, podría desempeñar diferentes puestos: profesional de laboratorio, especialista en genética, en bioética, técnico de reproducción, etc.

3. Técnico de laboratorio

Si cuentas con un grado o licenciatura de ciencias, por ejemplo, en Química, Ciencias Biomédicas, Farmacia, Biología o Biotecnología, podrías colocarte como técnico de laboratorio. 

No obstante, hay otra vía formativa para trabajar en un laboratorio clínico como técnico. Se trata de cursar un ciclo formativo de grado medio o superior en esta especialidad. 

También existe un ciclo formativo superior de laboratorio clínico y biomédico. Estos estudios capacitan para hacer análisis de muestras biológicas y ofrecen una panorámica general sobre técnicas generales, biología, fisiopatología, análisis bioquímico y hematológico, microbiología, etc. 

Tiene una duración de 2.000 horas y se organiza en módulos. Para acceder a este ciclo, tienes diferentes posibilidades: centros públicos o privados, modalidad presencial y online, así como el acceso a través de pruebas libres.

Como requisito indispensable debes disponer de un título de Bachillerato o Técnico de FP.

4. Auxiliar de laboratorio

Puedes trabajar de auxiliar de laboratorio con un grado o licenciatura de ciencias o mediante la realizando algún curso de formación profesional directamente relacionado con esta materia.

Las funciones principales en este puesto están relacionadas con el apoyo y asistencia en las diferentes tareas en un centro de estas características. Por ejemplo, preparación, organización de materiales, limpieza y mantenimiento de equipos, etc. 

 

¿Es conveniente cursar un máster para trabajar en un laboratorio clínico?

No podemos concluir nuestro repaso sobre qué estudiar para trabajar en un laboratorio clínico sin hacer referencia a los másteres de esta área.

Así, una magnífica opción para acceder a este tipo de trabajo es matricularse en un máster en análisis clínicos.

Por supuesto, existen muy diversas ofertas formativas al respecto, con diferentes características, precios y niveles de calidad. Por tanto, te recomendamos que dediques un tiempo a informarte sobre las distintas opciones, para encontrar la que mejor se adecue a tus necesidades.

Por tanto, prioriza aquellos másteres que:

  • Cuenten con docentes de calidad, que posean suficiente experiencia profesional en el área.
  • Ofrezcan un programa completo y ambicioso, que dé respuesta a tus necesidades formativas.
  • Combinen la enseñanza teórica con la formación práctica, de modo que te preparen realmente para trabajar en laboratorios clínicos en el futuro.
  • Tengan un sistema de enseñanza que se adecue a tus necesidades. En este sentido, la formación online o semipresencial ha ido ganando posiciones en los últimos años, gracias a la mejora de la tecnología de clases virtuales.

Por tanto, si cuentas con formación en la rama científica o sanitaria y quieres formarte de manera específica en este ámbito o, simplemente, ampliar tus conocimientos para mejorar tus expectativas laborales, estos másteres son una excelente opción para ello.

Así, un buen máster en análisis clínicos te forma en especialidades como hematología, técnicas bioquímicas e inmunológicas, genética, microbiología y parasitología, virología, citología, etc. Además, te introduce en las técnicas necesarias para trabajar en este ámbito (recogida de muestras biológicas, pruebas bioquímicas, analíticas específicas, inmunología, etc.).

Sin duda, estos conocimientos pueden abrirte las puertas para trabajar en un laboratorio clínico. 

Ahora que ya tienes más información sobre qué estudiar para trabajar en un laboratorio clínico, vamos a detenernos en las aptitudes necesarias para desarrollar esta labor de forma competente. 

 

¿Qué habilidades o aptitudes son necesarias para trabajar en un laboratorio clínico?

Efectivamente, además de conocer qué hay que estudiar para trabajar en un laboratorio clínico, es interesante saber qué habilidades o aptitudes son necesarias para desarrollar tareas relacionadas con el análisis clínico.

Así, además de la motivación por el conocimiento científico, podemos destacar las siguientes:

  • Carácter metódico: se trata de un trabajo riguroso, donde las mediciones y los resultados deben ser exactos. Por tanto, es imprescindible que la persona sea capaz de registrar con precisión los resultados de las pruebas. 
  • Capacidad de concentración: muchas de las labores que se realizan en un laboratorio clínico son tareas que requieren una gran capacidad de atención y absoluta precisión en el trabajo.
  • Autoorganización y capacidad analítica: para garantizar un flujo de trabajo adecuado en el laboratorio, es necesario saber organizarse de forma eficiente, de modo que se minimice la probabilidad de errores que puedan invalidar el trabajo realizado.
  • Capacidad de trabajo en equipo: como hemos visto, en un laboratorio clínico trabajan profesionales de distintos perfiles de manera coordinada. Por tanto, se requiere también una buena capacidad de integración, empatía, sentimiento de pertenencia, escucha activa y dotes de comunicación para desarrollar esta tarea. 

 

Elige la mejor formación para trabajar en un laboratorio clínico

Ahora que ya sabes qué estudiar para trabajar en un laboratorio clínico, seguro que te resulta más fácil tomar una decisión acertada.

Por tanto, en función de cuál sea tu formación previa, tus necesidades específicas y tus expectativas laborales, podrás optar por vías académicas diferentes.

En cualquier caso, si lo que buscas es ampliar tus conocimientos, profundizando en la analítica clínica para mejorar tu perfil profesional, un buen máster en análisis clínicos como el que ofrece CEMP puede ser tu mejor alternativa.

Sin duda, podría mejorar tu empleabilidad de forma muy notable.

En cualquier caso, si quieres saber más sobre este programa, no dudes en solicitarnos más información sin compromiso a través del formulario de contacto.

¿Quieres saber más acerca de alguno de nuestros Másteres?

Rellena este formulario y uno de nuestros asesores se pondrá en contacto contigo.

¡Quiero información!
Relacionados

Las noticias más relevantes para que no pierdas ningún detalle importante de este viaje.

Newsletter

Si quieres estar al tanto de las últimas noticias del sector y de nuestras formaciones, suscríbete gratis a nuestro boletín