cemp-horizontal-ok
historia de los análisis clínicos

Historia de los análisis clínicos

Artículo redactado por el equipo de CEMP

Sin duda, la historia de los análisis clínicos es un viaje apasionante, desde unos difíciles primeros pasos hasta llegar a los avances y retos actuales. Así, aunque no es fácil resumirla, intentaremos hacerlo en este artículo. ¿Comenzamos?

 

¿Dónde empieza la historia de los análisis clínicos?

Aunque los posibles enfoques para abordar la historia de los análisis clínicos son muy diversos, trataremos de vincularlos con la propia evolución de los laboratorios. Así, este es también el enfoque que utiliza J.M. González Buitrago en un interesante estudio que puede servirnos de orientación para definir las distintas etapas de esta historia.

Por tanto, deberíamos situar el inicio de la historia de los análisis clínicos propiamente dichos a finales del siglo XVIII y principios del XIX. De este modo, los primeros laboratorios se vinculan con tareas de investigación, docencia y, un poco después, con el diagnóstico clínico, desarrollándose ya en el seno de los hospitales.

Así, será en Francia donde primero surge la idea de crear este tipo de instalaciones, a partir del trabajo del médico y químico Fourcroy a finales del siglo XVIII.

Poco después, tenemos iniciativas similares en Alemania y su área de influencia, con interesantes aportaciones de distintos científicos.

No obstante, no será hasta mediados de siglo cuando los análisis clínicos empiecen a vincularse de forma más directa con las labores de diagnóstico. De este modo, los avances en el campo de la química orgánica permitirán ya aplicar técnicas de análisis sobre fluidos, que empiezan a ganar relevancia para el diagnóstico.

Posteriormente, ya en la segunda mitad del siglo XIX, será cuando se empiece a generalizar la implantación de laboratorios clínicos por distintos países europeos y en Estados Unidos.

En lo que se refiere a la tipología de análisis clínicos, durante este período tenemos fundamentalmente los siguientes:

  • Análisis de orina (albúmina, metilcetonas, bilirrubina, urea, etc.).
  • Análisis de sangre (glucosa, colesterol, pH, etc.).

 

Historia de los análisis clínicos en el siglo XX

Dentro de la historia de los análisis clínicos, el siglo XX tiene una trascendencia decisiva. Así, los avances logrados a lo largo de estos 100 años transforman radicalmente el papel y la eficacia de estas técnicas analíticas.

En este sentido, y tratando de resumir esta amplia historia en unas pocas líneas, podemos mencionar los siguientes hitos:

  • El campo de los análisis clínicos comienza a dividirse en especialidades, a medida que se producen distintos avances técnicos. Así surgen disciplinas como la hematología, la microbiología y muchas otras.
  • Generalización del uso de la jeringa hipodérmica y la punción venosa en el ámbito clínico y de laboratorio.
  • Amplio desarrollo de métodos de análisis químico, aplicado a muestras de sangre y orina. Así, se diseñan nuevas técnicas que permiten hacer análisis más rápidos, fiables y eficaces. Además, posibilitan la utilización de muestras de menor volumen, con todas las ventajas que ello supone. Entre otros, destacan los análisis clínicos relativos a:
    • Niveles de glucosa en sangre.
    • Urea en sangre y orina.
    • Detección de fosfatos, calcio y magnesio.
    • Medición de pH sanguíneo.
    • Contenido de CO2 en sangre.
    • Análisis enzimático.
  • Por supuesto, los avances analíticos se vinculan también con el desarrollo de mejor instrumental y técnicas para el análisis clínico. En este sentido, el desarrollo de reactivos de mejor calidad, unido a la automatización de muchas analíticas, mejoran la fiabilidad y eficiencia del trabajo de análisis clínicos. Esta rápida transformación se produce, fundamentalmente, ya en la segunda mitad del siglo XX.

 

Los laboratorios de análisis clínicos en la actualidad

A día de hoy, los procesos de automatización e informatización siguen avanzando rápidamente, añadiendo un paso más en la apasionante historia de los análisis clínicos.

En este sentido, los programas de gestión informática de laboratorio facilitan en gran medida el trabajo diario dentro del laboratorio, proporcionando un extra de eficiencia a todo el proceso.

Al mismo tiempo, si añadimos las herramientas de automatización de procesos, no solo se contribuye a una mayor eficiencia, sino que también se gana en precisión y se reduce el margen para el error humano por parte del analista.

De igual modo, comienza a ganar relevancia el concepto de la calidad en los laboratorios de análisis clínicos. Así, este tipo de certificaciones y normativas (ISO y similares), que ya eran muy populares en el ámbito empresarial, se extienden a instituciones sanitarias y, en particular, al trabajo propio de los laboratorios.

Además, sigue creciendo la especialización, tanto en los laboratorios como en la propia formación de los analistas. En este sentido, recuerda que en nuestro Máster en Análisis Clínicos puedes adquirir los conocimientos necesarios para ejercer las siguientes especialidades:

  • Especialidad genética
  • Especialidad parasitología
  • Especialidad bioquímica
  • Especialidad microbiología
  • Especialidad citología

En definitiva, como has podido ver, la historia de los análisis clínicos es realmente apasionante. Así, desde unos inicios rudimentarios y titubeantes, se han ido acumulado avances técnicos y metodológicos decisivos a lo largo de los años. De hecho, estos avances han permitido desarrollar herramientas y procedimientos analíticos que han transformado la labor diaria de los analistas y la eficacia de su trabajo.

Sin duda, se trata de un campo de actividad muy dinámico y en constante evolución, para el que se requiere una formación sólida y siempre actualizada.

¿Quieres saber más acerca de alguno de nuestros Másteres?

Rellena este formulario y uno de nuestros asesores se pondrá en contacto contigo.

¡Quiero información!

Relacionados

Las noticias más relevantes para que no pierdas ningún detalle importante de este viaje.