cemp-horizontal-ok
Qué diferencia hay entre anatomía y fisiología

¿Qué diferencia hay entre anatomía y fisiología?

Artículo redactado por el equipo de CEMP

¿Sabes qué diferencia hay entre anatomía y fisiología? Aunque parece fácil, a la hora de la verdad pueden surgir confusiones.

Y es que, a menudo, utilizamos la terminología médica con poco rigor y tendemos a confundir conceptos. En cualquier caso, lo cierto es que son disciplinas íntimamente relacionadas entre sí, que no se entienden una sin la otra. 

Si tienes pensado completar tu formación en el campo de las ciencias de la salud, es conveniente saber distinguirlas y conocer sus diferencias básicas. Esto es lo que te proponemos en este artículo. Y si quieres continuar tu formación, échale un ojo a nuestro Máster en Fisiología, Fisioterapia y Psicología del Deporte.

Definición de anatomía

Para descubrir qué diferencia hay entre anatomía y fisiología, lo primero que debemos hacer es una sencilla definición de cada una de estas disciplinas biológicas. Empecemos por la anatomía.

La anatomía estudia la estructura e identidad de las partes del cuerpo. De acuerdo con la definición que nos brinda la Real Academia Española (RAE) es “la ciencia que estudia la estructura y forma de los seres vivos y las relaciones entre las diversas partes que los constituyen”.

En una segunda acepción, esta institución recoge que la anatomía es la “constitución o disposición de un ser vivo o de alguna de sus partes”.

Como ya sabrás, la anatomía es una rama de la morfología. Entendida en su sentido biológico, esta se refiere a la forma de los seres vivos y su evolución. Abarca la apariencia tanto interna como externa de los organismos, así como la forma y ubicación de las estructuras.

El especialista en anatomía (anatomista) se encarga de la recopilación de información sobre los organismos vivos y ya fallecidos, normalmente diseccionando determinadas partes para comprender las estructuras internas. 

De hecho, si atendemos a su sentido etimológico, la palabra “anatomía” proviene del griego ἀνατομία, que literalmente significa “cortar hacia arriba”.

¿En qué ramas se divide la anatomía?

Como corresponde a una disciplina de su importancia, podemos encontrar múltiples categorizaciones de la anatomía. 

Nos centramos solo en algunas de ellas:

  • Anatomía macroscópica: es aquella que se centra en el cuerpo como un todo e identifica y describe las estructuras del cuerpo que son fácilmente perceptibles a simple vista. 
  • Anatomía microscópica: también conocida como histología, es la que se ocupa de los tejidos y las estructuras celulares, observables mediante técnicas microscópicas. Resulta esencial para comprender los procesos patológicos de los organismos.
  • Anatomía descriptiva o sistemática: subdivide el cuerpo en sistemas y procede al estudio de su localización, forma, relación entre sus partes, constitución y estructura. 
  • Anatomía topográfica: está dividida en cuatro regiones corporales (cabeza, tronco, miembro superior y miembro inferior) y estudia las relaciones que existen en cada una de ellas.
  • Anatomía comparada: estudia las semejanzas y diferencias entre la anatomía de los seres vivos.
  • Anatomía radiológica: la que utiliza técnicas de imagen para estudiar las estructuras orgánicas. 
  • Anatomía patológica: estudia la transmisión, desarrollo y efectos de las enfermedades.
  • Anatomía animal: la que se centra en las especies animales. 
  • Anatomía vegetal: la que estudia las plantas, sus tejidos y su estructura celular. 

Sigamos profundizando para descubrir qué diferencia hay entre anatomía y fisiología. Definamos, pues, el segundo de los conceptos. 

Definición de fisiología

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la fisiología es la “ciencia que estudia las funciones vitales de un organismo”.

Recurriendo de nuevo a la RAE, encontramos la siguiente definición: “ciencia que tiene por objeto el estudio de las funciones de los seres orgánicos”.

Según su etimología, la palabra deriva del griego “Phýsi(s)”, que significa “naturaleza” y “logos”, que significa “estudio” o “conocimiento”. Así pues, su primer significado fue algo así como el “estudio de los fenómenos naturales”.

El fisiólogo estudia cómo los organismos desarrollan sus funciones físicas y químicas, gracias a los principios obtenidos a través de otras ciencias como la química, la física o la biología. 

En cualquier caso, el fisiólogo o fisióloga, para desarrollar su trabajo, necesita basarse en la anatomía, ya que la forma de las diferentes estructuras u órganos está directamente relacionada con su función. 

¿En qué ramas se divide la fisiología?

Se puede decir que existen incontables ramas dentro de la fisiología.

Así, dependiendo de la disciplina o subdisciplina a la que la apliquemos, podemos hablar de fisiología respiratoria, cardiaca, reproductiva, locomotora, renal, ginecológica, neurofisiología, etc.

No obstante, según los organismos foco de estudio, encontramos:

  • Fisiología animal: la que se ocupa de las especies animales.
  • Fisiología humana: dedicada al estudio de las funciones del cuerpo humano, englobada dentro de la anterior. 
  • Fisiología vegetal: la que estudia las funciones propias de plantas, vegetales y sus tejidos y órganos. 
  • Fisiología celular: centrada en los organismos celulares y sus funciones.
  • Fisiología microbiana: dedicada al funcionamiento de las células microbianas. 

En cuanto a especializaciones, algunas de las más habituales son las siguientes:

  • Fisiólogo clínico: que trabaja integrado en un equipo médico. 
  • Fisiólogo botánico: que se dedica al estudio de los procesos vitales de plantas y vegetales.
  • Fisiólogo deportivo: el que estudia las funciones corporales relacionadas con la práctica deportiva para mejorar el rendimiento.

La anatomía y la fisiología, estrechamente relacionadas

Como hemos comentado anteriormente, se trata de dos disciplinas estrechamente relacionadas, tanto que nos resulta difícil concebir una sin la otra

De este modo, las diferentes estructuras del organismo forman una unidad perfectamente organizada. Cada una de estas partes tiene un papel concreto para el correcto funcionamiento del cuerpo como un todo. 

Por eso, se trata de materias que muchas veces se estudian juntas para tener una visión completa. Si bien el conocimiento de la anatomía es necesario para abordar el de la fisiología, acercarse a la anatomía sin conocer la fisiología básica la va a dejar desprovista de valor. 

Principales diferencias entre anatomía y fisiología 

Vamos a ver una serie de cuestiones que nos ayudarán a responder en profundidad a la pregunta que da título a esta entrada: ¿qué diferencia hay entre anatomía y fisiología?

Estructura frente a función

Vistas las definiciones expuestas anteriormente, parece que el objeto de estudio de ambas disciplinas está muy claramente diferenciado.

  • En el caso de la anatomía, te habrás fijado en que su eje central son las estructuras, la forma: células, tejidos, órganos y sistemas que componen el cuerpo.
  • Por su parte, el objeto de la fisiología se sustancia en las funciones que realiza cada una de dichas estructuras, el funcionamiento de cada una de ellas y el papel que desempeña en el conjunto.

Así pues, la importancia de la anatomía radica en el conocimiento de cada parte del cuerpo, mientras que la fisiología es esencial para comprender qué función desempeña cada una de ellas.  

Por tanto, estos son dos conceptos clave para entender qué diferencia hay entre anatomía y fisiología en la práctica.

Investigación estática frente a estudio dinámico

La investigación en la anatomía es estática, al estar referida a las estructuras (huesos, músculos, órganos internos, etc.).

Por su parte, la fisiología es, por definición, un estudio dinámico de las funciones (digestión, respiración, reproducción, etc.).

Seres muertos frente a seres vivos

La anatomía analiza las estructuras tanto de seres vivos como muertos.

Sin embargo, la fisiología solo puede realizar su estudio sobre los seres vivos. 

Un ejemplo ilustrativo

Para finalizar este apartado, podemos analizar un ejemplo que ayude a entender mejor qué diferencia hay entre anatomía y fisiología:

  • La anatomía del sistema respiratorio estudia las siguientes estructuras: nariz, fosas nasales, faringe, laringe, tráquea, pulmones y bronquios, entre otras.
  • Sin embargo, la fisiología respiratoria se ocupa del proceso de la respiración (ventilación, intercambio de gases, utilización de oxígeno…), tanto externa como interna.

Una vez que hemos visto qué diferencia hay entre anatomía y fisiología, solo nos queda analizar las posibilidades formativas que nos ofrece cada una de ellas.

¿Dónde estudiar anatomía?

La anatomía es una asignatura de la carrera de medicina, aunque también existen ciclos formativos superiores de FP que te preparan para convertirte en un profesional del sector.

Es el caso del Ciclo de FP de Anatomía Patológica y Citodiagnóstico. Partiendo de este, se puede acceder a carreras universitarias como Medicina, Enfermería, Biología, Farmacia, etc.

Si te interesa este mundo, también hay másteres y cursos de posgrado especializados en anatomía patológica, clínica, aplicada…, así como en anatomía de disección, quirúrgica, etc.

¿Dónde estudiar Fisiología?

Nos encontramos con un caso similar: la fisiología es también una asignatura de la carrera de Medicina y otras carreras universitarias de las ciencias de la salud.

Como ocurre también con la anatomía, muchos licenciados universitarios realizan cursos de posgrado y másteres para especializarse en esta disciplina y profundizar en los aspectos más actualizados de la investigación en este campo. 

Especialízate en fisiología deportiva con CEMP

Sin duda, uno de los ámbitos donde los fisiólogos prestan sus servicios con bastante frecuencia es el de la fisiología deportiva, que es la que se encarga de estudiar el funcionamiento de los sistemas corporales durante la práctica del ejercicio físico, orientada la mejora del rendimiento del deportista.

¿Habías pensado ampliar tus estudios por esta vía? Actualmente, existe una amplia oferta formativa, con cursos de posgrado y másteres de fisiología del deporte y, también, especializados en las más diversas áreas: alimentación y nutrición deportiva, elaboración de dietas, biodinámica, fisioculturismo, musculación y fitness…

En este sentido, uno de los cursos que pueden ofrecerte una perspectiva más completa es el Máster en Fisiología, Fisioterapia y Psicología del Deporte de CEMP.

Se trata de un máster online que ofrece una formación profunda para cualquier persona que necesite especialización en este terreno.

De este modo, aborda la fisiología del ejercicio físico, la prevención de lesiones y el tratamiento de patologías que son consecuencia de la práctica del deporte, así como los fundamentos de la psicología aplicada al mundo deportivo

En definitiva, a través de este máster puedes afianzar o impulsar tu perfil profesional, ya que esta titulación te puede ayudar a trabajar en clubes y centros deportivos, asociaciones, centros de salud especializados, balnearios, spas, consultas privadas, etc.

Si quieres más información sobre este curso, no dudes en pedirnos más información sin compromiso a través del formulario de contacto. ¡Estaremos encantados de ayudarte!

¿Quieres saber más acerca de alguno de nuestros Másteres?

Rellena este formulario y uno de nuestros asesores se pondrá en contacto contigo.

¡Quiero información!
Relacionados

Las noticias más relevantes para que no pierdas ningún detalle importante de este viaje.

Newsletter

Si quieres estar al tanto de las últimas noticias del sector y de nuestras formaciones, suscríbete gratis a nuestro boletín